12 de octubre, el día que vinieron

“Ellos tenían la biblia y nosotros la tierra. Y nos dijeron “cierren los ojos y recen”  y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros la biblia” – Eduardo Galeano.

Ilustración por: Mathilde Crétier

Doce de octubre de 1492, el día de la raza, y celebramos el “descubrimiento” de América, porque mal llamado sea esa palabra “descubrimiento”, porque si bien es cierto que este suceso ha sido probablemente uno de los más importante para la humanidad (el primer contacto entre humanos que no habían podido interactuar o mezclarse desde que se separó el súper continente Pangea) los americanos no fueron descubiertos, como si de algo oculto se hablara, porque bajo la visión eurocentrista (que creen que todo gira en torno a su cosmovisión), América y sus habitantes eran poco menos que animales paganos perdidos en una jungla incivilizada.

Y como bien menciona el escritor uruguayo Eduardo Galeano, el continente americano se transformó en una mina de oro, la cual los conquistadores y coronas europeas explotaron en todas sus facetas, desde la material hasta la humana. Entonces cabe preguntarse ¿por qué celebramos el genocidio imperialista de las coronas europeas? No caigamos en el error de odiar a los europeos (en nuestro caso particular, a los españoles), o exigir una disculpa como lo hizo el presidente de México, Manual Andrés López Obrador, pues al final todos somos mestizos, producto de este suceso.

Lo que sí merece la pena es cuestionarse el porqué de la celebración, los vestigios y la pésima administración colonial siguen vigentes en las inmensas inequidades e injusticias que hay en el sistema imperante. Deificar la imagen de un conquistador como lo fue la del genovés, Cristóbal Colón, es aplaudir al génesis de muchos de los males que aquejan nuestros países. Y reitero, no se debe rechazar o tener un resentimiento en contra de los europeos, pues su población también estuvo subyugada a los despóticos poderes de los reinos e imperios.

Y sí, el contacto iba a ser inevitable, pero la mentalidad destructiva del humano ha llevado a cometer errores que dejan cicatrices profundas, casi irreparables. Y si bien es cierto que no se puede juzgar errores de hace más de 500 años con los parámetros morales y conocimientos de hoy en día, pareciera que seguimos tropezando con la misma piedra, pero una vez más, la culpa en la mayoría de los casos no es del pueblo (aunque esta luego acepte y perpetúe, para bien o para mal, formas impuestas), sino de quienes ejercen el poder.

Para tener una visión más completa e informada sobre el tema recomiendo leer dos libros. Las Venas Abiertas de América latina, por Eduardo Galeano, y La Patria del Criollo, por Severo Martínez Peláez.



One response to “12 de octubre, el día que vinieron”

  1. Gerardo Bran says:

    exelente los felicito muy buen articulo aclarando la verdad de las cosas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *