Arte

¿Se acuerdan del Ecce Homo?

Fotografía: La Vanguardia

Uno de los hitos en la larga historia del arte, sin duda tiene que tener un lugar especial para el Ecce Homo, porque aunque sea en forma de meme y siendo algo más trágico que risible, una vez más la realidad supera a la ficción, y ante tal suceso solamente queda reír y recordar con cariño lo que una vez fue.

Rememoremos; ayuntamiento de Borja, Zaragoza, España, corría el año 2012 y la octogenaria, Cecilia Giménez se ofreció para restaurar una pintura del siglo XIX, el “Ecce Homo” del pintor Elías García Martínez. La pintura original se encontraba en un pésimo estado por el paso del tiempo y las condiciones climatológicas que paulatinamente iban degradándolo, por lo que una restauración fue necesaria. Esta práctica no tiene nada de novedoso, se viene realizando con el debido cuidado y profesionalismo desde hace siglos, pero parece ser que doña Cecilia Giménez nunca se enteró, o no le importó.

El ayuntamiento al encontrarse ante la absoluta destrucción y deformación del Ecce Homo, en un inicio se planteó demandar a la restauradora, pero la conmoción, el ruido y la rapidez con que se dio a conocer la noticia en todo el mundo, hizo que, en un acto sin precedentes, la destructora de la pintura se hiciera más famosa que el pintor y su obra en cuestión… Muchos dirán que esta es la primera victoria cínica de Satanás sobre Dios, pues el irrespeto con que se trató a una pintura de índole religiosa fue vista con buenos ojos por la aplastante mayoría, por lo que doña Cecilia Giménez fue absuelta de cualquier cargo en su contra; para mí este incidente puede ser visto desde dos ópticas diametralmente opuestas, o es lo que muchos dicen y la victoria de Satanás sobre Dios da mucha risa, o es un acto absoluto de misericordia para con doña Cecilia Giménez por parte de la iglesia católica, lo dejo a tu criterio.

Fotografía: Magnet

A varios años del incidente, no hay persona en el mundillo de la pintura que no recuerde y hable de esto con fruición o mucha rabia, cual sea el caso hay una realidad, y es que el Ecce Homo de doña Cecilia Giménez prevalece y se impuso en totalidad al pintor y su obra original. De hecho, aún se puede encontrar en el ayuntamiento de Borja y es un imán de turistas morbosos que entran al lugar única y exclusivamente para tomarse una foto con la mundialmente reconocida pintura, esperando así un efluvio religioso… O una risotada descarada.

Son muchos quienes han tratado de descifrar qué es lo que esconde la mirada de este abominable pero a la vez maravilloso ser, ¿quizás un pentimento de doña Cecilia Giménez?, como cuando sabemos que hemos metido la pata hasta al fondo pero ya no hay marcha atrás y con el mantra de “yo termino lo que empiezo por mis santos tanates”, se llega pues, a una pintura que, sin mucho arte, trasciende y trasmite mucho más que las obras de los más afamados y celebres pintores.

No, hay algo más que el Ecce Homo de la legendaria octogenaria refleja… Reside en su completa imperfección, en los trazos abruptos y salvajes de una mano con posiblemente parkinson, una amalgama de imperfecciones como lo eres tú y yo… Larga vida al Ecce Homo, larga vida a doña Cecilia Giménez, ídola de masas.

Nota televisiva y palabras de la maestra, quien se muestra angustiada por no saber en su momento que, lejos de ser una iconoclasta, fue un acto de epifanía y poseída por la musa del arte; creó una obra maestra:



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *