Música

Opinión: cuando la vida imita al arte (Spencer Elden, el bebé que fue la portada del álbum Nevermind de Nirvana)

Fotografía: The New York Times

La noticia se viralizó como un fuego salvaje, no todos los días ocurre algo similar; una de las bandas más icónicas de los 90 está siendo demandada por explotación sexual infantil, nada más y nada menos que por el protagonista de la portada del álbum “Nevermind” de la banda Nirvana, Spencer Elden.

La demanda fue presentada ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos por “daños que surjan de cada una de las violaciones del Demandado a los estatutos federales de pornografía infantil”, según está descrito en los documentos judiciales que fueron subidos a Scribd por Pitchfork News. Entre los demandados están Nirvana LLC, Universal Music Group, Inc., The David Geffen Company, Geffen Records, Warner Records, Inc., MCA Music, Inc., Kirk Weddle, Kurt Cobain (fallecido), Courtney Love (como albacea de la propiedad de Kurt Cobain), Heather Parry (como gerente de la propiedad de Kurt Cobain), Gus Oseary (como administrador de la propiedad de Kurt Cobain), Krist Novoselic, Chad Channing, Dave Grohl y Robert Fisher.

De ganar la demanda, Elden obtendría $ 150,000 por cada uno de los demandados, además de honorarios por abogados y otros costos (se abre un abanico de peticiones según lo que Elden sugiera). El tema es polémico y toca fibras sensibles, especialmente en la actualidad, la cual se ha caracterizado por (finalmente) poner en la mesa temas que son insoslayables y en los que la ley debe accionar inmediatamente, llevando a tener una sociedad sensibilizada y que proporciona el espacio a las víctimas a tener un mayor apoyo (aunque falta bastante camino para llegar un punto de ecuanimidad).

Sin embargo, me permito divergir de las razones que motivan a ciertas “victimas” a actuar, y por favor, no se confundan y asuman que pretendo culpabilizar a las víctimas. El hecho es que mi escepticismo surge a raíz del propio aprovechamiento que ha hecho Elden por varios años de esta situación, llegando incluso recrear en varias ocasiones la fotografía. Para muestra un botón:

Fotografía: Pinterest

Y es que es bien sabido que él mismo promulga que es el bebé de la portada del álbum Nevermind. sin embargo es hasta ahora que tiene un interés por una reintegración económica por la “explotación” que sufrió; teniendo en cuenta lo anterior resulta risible y desleal lo que pretende Elden. Estamos frente a un caso que puede deslegitimizar varios abusos y explotaciones reales, puesto que muchos vemos el interés real de este sujeto, de llegar a ganar la demanda más personas se tornaran escépticas y radicalizaran posturas en contra de movimientos que buscan justicia.

Un álbum que tiene 30 años de existir, jamás había sido sujeto de acusaciones de índole sexual hasta ahora, y es que es alarmante saber que de ganar la demanda, cualquier persona que tenga este álbum podría ser acusada de almacenar pornografía infantil, lo que en una representación artística y un arte conceptual es simplemente imposible llevar a cabo (dicho álbum vendió más de 30 millones de copias). Según la ley en Estados Unidos para que algo sea considerado pornografía infantil debe tener al menos uno de cinco criterios tipificados como delito, a continuación los cinco puntos:

  1. La focalización de la imagen debe ser directamente a las áreas genitales.
  2. La imagen debe ser sexualmente sugestiva, ya sea un lugar o posición sexual.
  3. Si el infante se encuentra en una posición anti natural o inapropiada para su edad.
  4. Si el infante muestra conductas sexuales o que indique tiene la intención.
  5. Si la imagen está diseñada para obtener una respuesta sexual del observador.

Seamos honestos, el cover del álbum de Nirvana no cumple con ninguno de estos criterios, además existe un estatuto de limitaciones que mencionan lo siguiente:

  1. A más tardar de 10 años luego de la fecha en que el demandante descubre razonablemente el último de los:

a. La violación que constituye la base del reclamo; o

b. La lesión que constituye la base de la reclamación; o

2. A más tardar 10 años después de la fecha en que la víctima cumpla los 18 años de edad.

Spencer Elden actualmente tiene 30 años. Es por ello que a mí parecer, este es un claro caso de cómo la vida trata de imitar al arte; el bebé en una piscina se siente atraído por el anzuelo que es un dólar, ahora el adulto nuevamente va detrás del dólar… Muchos sugieren que el concepto artístico de la portada representaba a un bebé en el útero de su madre que será atrapado por un capitalismo inclemente que lo arrancará de cualquier característica noble e inocente, de ahí el nombre Nevermind (No importa).

Aquí un video revelador sobre Spencer:




Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *