Cultura / Curiosidades

¿La biblia menciona alienígenas?

Fotografía: Reddit

La Biblia, probablemente el libro más polarizante de la historia por sus múltiples interpretaciones y, debido a sus distintos autores, posee diversos estilos literarios que se adecuan a cada época. Es por ello que hoy en día no es extraño que hayan párrafos bíblicos interpretados por estudiosos que consideran hay menciones directas e indirectas sobre alienígenas o, por lo que nos respecta como humanos, no habla sobre nosotros.

 

  • Génesis:

Varios expertos en el tema de extraterrestres o alienígenas (llamados ufólogos), han hecho un estudio minucioso y concienzudo sobre una presunta referencia de abducción en la vida de Henoc en el libro de Génesis 5:22-24:

22 Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas.

23 Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años.

24 Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Para complementar, hay que leer la carta en Hebreos 11:5:

Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.

 

  • Elías:

Otra interpretación por parte de los ufólogos, se encuentra en el libro de Reyes 2:9-13, en el que se presume que el profeta Elías es abducido:

9 “Cuando lo pasaron, dijo Elías a Eliseo: Voy a ser llevado lejos de ti. Pídeme antes lo que quieras que haga por ti.”

10 Eliseo dijo: “Haz que tenga lo mejor de tu espíritu.” Elías dijo: “Pides una cosa difícil, pero, si alcanzas a verme cuando sea llevado lejos de ti, lo tendrás. Si no, no lo tendrás.”.

11 Mientras caminaban conversando, un carro de fuego con caballos de fuego se colocó entre ellos, y Elías subió al cielo en un remolino.

12 Eliseo lo vio alejarse y clamaba: “¡Padre, padre mío, carro de Israel y su caballería!” Luego Eliseo no lo vio más. Tomó sus vestidos y los desgarró.

13 Después recogió el manto que se le había caído a Elías y volvió a la orilla del Jordán.”

 

  • Ezequiel:

Uno de los libros más reveladores se encuentra en Ezequiel 1:15-21, en el que los ufólogos han hecho especial hincapié por este apartado donde se puede encontrar lo que ellos consideran “una referencia directa, un encuentro cercano”, la cita es la más extensa por lo que también se abren espacios de diálogo y aunque ha sido un punto de inflexión, también ha sido el más polémico y fuertemente criticado:

“…Vi una gran nube: En medio de ella un fuego ardiente irradiaba luz y el centro era como de metal incandescente. En medio del fuego había cuatro seres vivos con forma humana. Sin embargo, cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas. Sus piernas eran rectas, con pezuñas como las de buey; brillaban como bronce pulido. Bajo sus alas, en los cuatro costados, tenían manos de hombre. Las alas de los cuatro se tocaban unas con otras. Al andar no se volvían a ningún lado: iban derecho siguiendo una de sus caras. Vistos de frente, los cuatro seres tenían aspecto humano, pero la cara derecha de su cuerpo era cara de león, y su cara izquierda, cara de toro. Los cuatro tenían también una cara de águila. Sus alas estaban desplegadas hacia arriba; cada uno tenía dos alas que se juntaban con los de sus compañeros, y dos alas que le cubrían el cuerpo. Cada uno de ellos iba derecho siguiendo una de sus caras, iban hacia donde el espíritu los empujaba y al caminar no se daban vuelta. Entre los seres había como carbones ardientes: se diría que había un baile de antorchas entre esos seres; el fuego iluminaba, y del fuego surgían relámpagos. Esos seres iban y venían como el relámpago. Al mirar bien a esos seres, vi que, en el suelo, había una rueda al lado de cada uno de ellos. Esas ruedas centelleaban como piedras preciosas, y las cuatro tenían la misma forma. Cada rueda era doble: parecía como dos ruedas entrecruzadas. De ese modo podían avanzar en las cuatro direcciones, sin tener que dar vuelta. Tenían una llanta muy grande y de aspecto aterrador, porque las cuatro tenían ojos por todo el derredor. Cuando los seres avanzaban, las ruedas avanzaban al lado de ellos; cuando los seres se elevaban desde la tierra, las ruedas también se elevaban. Los seres iban adonde el Espíritu quería, y las ruedas también iban allá porque el espíritu que estaba en los seres estaba también en las ruedas. Cuando ellos avanzaban, éstas avanzaban; cuando se detenían, se detenían éstas; cuando se elevaban desde la tierra, las ruedas igual se elevaban, porque el espíritu del ser estaba también en cada una de las ruedas. Por encima de los seres se veía una como plataforma de cristal resplandeciente; bajo la plataforma sus alas se erguían paralelas unas a otras. Oí entonces el ruido de sus alas, como el ruido de aguas caudalosas, como la voz del Dios Todopoderoso. Cuando caminaban se sentía un ruido como de tempestad, como el estruendo de una multitud; cuando se detenían replegaban sus alas. Un ruido se oía desde la plataforma que estaba encima de sus cabezas. Sobre ésta se veía como una piedra de zafiro en forma de trono y, en esta forma de trono, a un ser que tenía una apariencia humana en su parte superior. Lo vi como rodeado de metal incandescente, sumergido en el fuego que proyectaba luz. La luz que lo rodeaba tenía el aspecto del arcoíris que se ve en las nubes en los días de lluvia. Esa visión era una imagen de la Gloria de Yahvé, cuando lo vi me tiré de bruces al suelo; oí entonces una voz que me habló.”

Fotografía: Diario Extra

 

  • Jesús:

Jesús también es señalado fuertemente por los ufólogos de tener una conexión directa con alienígenas (incluso de serlo), en el libro de Mateo 3:16-17, se hace mención de una referencia cuando Jesús es bautizado:

“Una vez bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los Cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Al mismo tiempo se oyó una voz del cielo que decía: ‘Este es mi Hijo, el Amado; éste es mi Elegido.”

 

Claro está que todo podría estar descontextualizado y manipulado para que convenientemente todo tenga un aire más misterioso, que atañe directamente a los alienígenas, pero ¿Cómo señalar de locos a los ufólogos?, ellos también tienen derecho a teorizar…



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *