Música

Espíritu Beatnik

Fuente: Beatnik shoes

The so-called Beat Generation was a whole bunch of people, of all different nationalities, who came to the conclusion that society sucked”

– John Clellon Holmes

 

Fue ayer que nuestros padres saborearon la locura grisácea del efímero humo.
Los callejones serán indómitos maestros, la mugre de los zapatos; experiencia materializada (porque eso sí que se mantiene).
Fue la época de cuadernos llenos de tinta y tachones preciosos, todos preciosos, hasta los malos, porque fueron genuinos.
La indisoluble relación entre libertad y escándalo, de corromper lo sagrado. Bofetonez llenos de temor, pero a cambio la satisfacción.
Fueron gemelos hinchados por largos peregrinajes incomprendidos, pero hondamente reveladores.
Lecturas solitarias en estepas de neón, verlo todo y sentir asco, largos soliloquios.
Ser un marginado, repudiado por el “american dream”.
La aceptación que no se comprende a la vida, pero se estaba mejor con una cerveza y el compañero perfecto, ese hecho de tabaco y nicotina.
Fueron madrugadas en las que se jugó a ser animales, en las que se corría desenfrenadamente, salpicando charcos y mierda, que disfrutaron del frío viento chocando contra sus rostros como si fueran la caricia de cariñosas madres. Madrugadas en las que se lloró de emoción por quemar el tiempo.
La época de amar desmesuradamente, de huir, de escuchar jazz y sudar, de romper camisas y dormir en lugares, de señalar aquello que señala, de leer Howl y glorificar los estupefacientes prohibidos, de reventar carros, de la desvergonzada peculiaridad de sacar el pulgar en la carretera, de arrastrar la erre constantemente después de las 10 pm.
Ese espíritu indomable, esa conspicua ya sólo le pertenece a los que se entregan a sí mismos. Ese espíritu sigue vivo, se mueve entre nosotros, solo hace falta dejar de ver.

Por Gabriel Dary

 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *